Argentina Bicentenario

La búsqueda de una identidad nacional contemporánea es una necesidad ineludible para quienes contribuyen a la construcción de la cultura a través de la comunicación. Construir cultura significa, para nosotros, una actitud comprometida y progresista con el tiempo y lugar actual en el que decidimos vivir y desarrollarnos. Somos comunicadores de un tiempo líquido, sin certezas, en el que la identidad tiende a desvanecerse. Nuestra ambición es ser los comunicadores de una identidad nacional, que esperamos haber transformado en un universo abstracto de belleza y síntesis, que mejore la percepción de nuestra historia y nuestro imaginario en las infancias de hoy. Este es el marco cultural y ético en el que nos desenvolvemos hoy, que subyace en nuestro trabajo.

 

En este marco, y en el caso del diseño de marca para el Bicentenario argentino (proyecto con el que ganamos el concurso público convocado por la Presidencia de la Nación para la simbolización de la celebración), buscamos lograr una expresión gráfica para fomentar el sentido de comunidad y pertenencia en todos los argentinos. Fuimos conscientes de que no hay tribu sin ritual, como no hay nación como tal sin un símbolo que la defina. Encontramos en la Escarapela Argentina, insignias blancas y celestes que históricamente habían identificado a nuestros patriotas, un símbolo propio que también condensaba un ritual escolar: colocarlo cerca del corazón, repitiendo un rito colectivo bicentenario iniciado por los héroes de la Independencia.

 

La marca, tras el concurso y la realización de un manual de usuario, se puso a disposición del público gratuitamente. Prácticamente, y en pocas semanas, su presencia se hizo omnipresente en todos los medios de comunicación masiva, en cada acto oficial, en la mayoría de actos privados organizados por Organizaciones No Gubernamentales, instituciones, universidades, escuelas primarias y secundarias, en la decoración y mobiliario urbano. Con él se vistieron ciudades, rutas y pueblos argentinos. Miles de carteles, pines, sellos, pegatinas, cuadernos, banderas, vinchas y trompetas, diseñados y distribuidos por comerciantes y vendedores ambulantes, llenaron las calles de nuestras ciudades y las manos de adultos y niños.

 

Quizás este dato sobre la repetición, la alteración, la contaminación popular sea lo que más nos interese de este proyecto. El diseño salió del laboratorio a la realidad. Eso es suficiente para que esto sea una gran celebración de la cultura.

Cliente:
Argentina
Etiqueta:
Branding
Date:
Category: